Moais Isla de Pascua, Chile
Estás en:

Nuevo Estudio OCDE: Brechas y Estándares de Gobernanza de la Infraestructura Pública en Chile

Imagen foto_00000001El reporte Brechas y Estándares de Gobernanza de la Infraestructura Pública en Chile subraya el éxito de las políticas de infraestructura en nuestro país, las que han servido de base para un rápido desarrollo económico y para la implementación de reformas destinadas a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. No obstante, el informe destaca también la necesidad de actualizar los procesos de inversión pública incorporando un enfoque más integrado de desarrollo de largo plazo.

El estudio que fue encargado por el Ministerio de Obras Públicas (MOP) al Directorado de Gobierno Público y Desarrollo Territorial de la OCDE y al Foro Internacional de Transporte, evalúa el sistema de infraestructura pública en Chile comparando las respuestas de otros países ante obstáculos similares y hace recomendaciones concretas en las áreas de gobernanza y coordinación, transporte y agua.

El éxito de la política de infraestructura de Chile se atribuye, en buena parte, a la solidez de las instituciones y a la administración pública del país. Se destacan las autopistas interurbanas y el sistema portuario, como la principal infraestructura económica; el aumento de la capacidad total de los contenedores en los puertos entre 2004 y 2014, que mejoró la productividad del transporte marítimo y se transformó en una de las más altas de América Latina; la infraestructura urbana; la expansión del tratamiento de aguas residuales de 0% a 100% y la capacidad de encauzar financiamiento privado para el desarrollo de infraestructura pública, adoptando y perfeccionando el sistema de concesiones.

Debido a que Chile ha completado las principales inversiones en infraestructura básica, las opciones futuras de inversión serán más difíciles. Las necesidades futuras estarán más localizadas y requerirán una mayor capacidad para identificarlas y responder a nivel local. En ese contexto, el estudio observa que Chile tiene el marco de inversión pública más centralizado de la OCDE: el 88% de esa inversión se decide a nivel de gobierno central, muy por encima del promedio de 41% de la OCDE.

El reporte señala que los procesos de inversión pública en Chile requieren adaptarse a un entorno político cambiante, más descentralizado y más participativo, al mismo tiempo que deben considerar temas transversales como el cambio climático, la contaminación, los desastres naturales y las desigualdades regionales. Todo ello tiene implicancias para la planificación y gobernanza de la infraestructura y son la base para las recomendaciones OCDE.

ALGUNAS DE LAS PRINCIPALES RECOMENDACIONES

El sistema de planificación de infraestructura de Chile necesita formular una clara visión a largo plazo y una serie de objetivos para el desarrollo. El Plan Chile 30/30, iniciativa liderada por el MOP, tiene el potencial de generar dicha visión y marco rector, particularmente dada la naturaleza inclusiva y “bottom-up” (de abajo hacia arriba) del proceso.

Una política de infraestructura, con un enfoque local, ayudará a Chile a abordar las desigualdades territoriales y a mejorar la productividad regional, maximizando el potencial de los sectores urbanos y rurales.

La inversión en infraestructura de transporte es vital para la prosperidad de Chile. Un enfoque que integre los objetivos de uso del suelo y de desarrollo sectorial en las políticas de infraestructura de transporte es necesario.

La infraestructura por sí sola no será suficiente para satisfacer las necesidades futuras y mitigar los riesgos hídricos. Las inversiones en infraestructura física deberán ir acompañadas de marcos de gobernanza sólidos, y apoyadas por instituciones robustas y por mejores sistemas de información que puedan guiar eficazmente la toma de decisiones.