Acantilados Nortinos, Región de Chile
Estás en:

Cine iraní

La industria cinematográfica en Irán se inició desde la década de 1900, cuando el sah de Irán, Mozaffareddín Shah Qayar, en un viaje por Europa, conoció el cinematógrafo en la Exposición Universal de París y encargó a su fotógrafo, Mirza Ebrahim Jan Akkás Bashí, que adquiriese la maquinaria necesaria para llevar el cine hasta Irán.

Una producción específica de Irán se desarrolla a lo largo del siglo XX. El surgimiento del cine motafavet o cine diferente en las décadas de 1960 y 1970 marca un giro en la industria filmográfica de Irán, tanto como la Revolución iraní de 1979. A partir de los años 1990, el cine iraní adquirirá un creciente reconocimiento en el ámbito internacional: las películas de Irán han obtenido frecuentemente reconocimientos en los festivales internacionales y los festivales dedicados al cine iraní se celebran regularmente en el mundo.

Después de la Revolución iraní, aunque algunos religiosos asociaban tradicionalmente el cine con una influencia que consideraban "contraria a las buenas costumbres" este nuevo período de la república islámica vio la llegada de películas que trataban de temas muy diversos.

El reconocimiento de los directores iraníes en la escena internacional comenzó con obras como "El corredor" de Amir Naderi (1985), que recibirá premios en varios festivales internacionales. Diversos periodistas extranjeros prestaron mayor atención al cine iraní tras la presentación de la película "Rutas frías" dirigida por Massoud Jafari Jozani en el festival de Berlín en 1987.

La consagración internacional tuvo lugar en 1997, cuando "El sabor de las cerezas" (Tam-e Gilas), de Abbas Kiarostami obtuvo la Palma de Oro del festival de cine de Cannes. Algunos jóvenes cineastas aprovechan esta oleada y sus trabajos son reconocidos a nivel internacional, como fue el caso de Bahman Ghobadi, que obtuvo la Cámara de oro en 2000 por su primer largometraje, "Un tiempo para la ebriedad de los caballos" y de Samira Makhmalbaf, la hija de Mohsen Makhmalbaf, que dirigió "La manzana" en 1998, a la edad de 18 años.