Casas en el cerro, Región de Valparaíso, Chile
Estás en:

Escritora chilena presenta libro sobre el exilio y el desarraigo

 “I lived on Butterfly Hill” cuenta la historia de Celeste, una niña chilena de 11  años quien ve cómo su vida en el Cerro Mariposa de Valparaíso comienza a cambiar abruptamente tras el golpe de Estado de 1973, y debe abandonar su hogar para partir a Estados Unidos a vivir con una tía.

Con el auspicio de la Embajada de Chile en Estados Unidos y de la Fundación Gabriela Mistral, se realizó el lanzamiento del libro “I lived on Butterfly Hill” de la escritora chilena Marjorie Agosin, ante unas cuarenta personas que llegaron hasta la sala de exposiciones de la sede diplomática en Washington DC.

El libro cuenta la historia de Celeste Marconi, una niña que ha pasado su infancia junto a su familia y sus amigos en Valparaíso hasta que, de un momento a otro, su vida da un vuelco, sus compañeros de colegio comienzan a “desaparecer”, al igual que muchos amigos de su familia.

Sus padres deben esconderse y resuelven enviar a Celeste a vivir a Maine, en Estados Unidos, con su tía Graciela enfrentando así a la niña a una nueva cultural, al desarraigo y la soledad de un país completamente distinto al de su infancia.

Narrado con la prosa y la mirada de una niña, la escritora Marjorie Agosin cuenta la historia de su vida y su llegada a Estados Unidos, país en el que vive hasta hoy.

Ganadora del premio Letras de Oro del Ministerio de Cultura de España y del galardón Literatura Latina del Wellesley College, la escritora de origen judío ha sido reconocida por organizaciones y la prensa estadounidense por su infatigable trabajo humanitario y de ayuda a las mujeres chilenas.

El libro de Marjorie Agosin, quien no pudo estar presente en el lanzamiento por motivos de salud, fue ampliamente comentado por la directora de la Fundación Gabriela Mistral, Gloria Garafulic, y por el director del Centro de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Georgetown, Roberto Brodsky. Este último, recordó los años de infancia de Agosin, y sus veraneos en El Quisco junto a sus familias. “Nuestros padres eran ambos médicos y la recuerdo en esos veraneos”, dijo Brodsky quien destacó además que “se trata de un libro muy ágil y fácil de leer, escrito por una mujer con una increíble memoria”.